miércoles, 21 de noviembre de 2012

Del amor al ridículo hay un paso


Sentada en la parada de autobús de una calle cualquiera. Giro la cabeza y observo una declaración de amor. A partir de ese momento un montón de pensamientos comienzan a inquietarme. Siento que pertenezco a un mundo distinto. En el cual los sentimientos y el ridículo existen por separado. Donde mis ojos están mirando hacia los tuyos mientras tus dedos recorren la comisura de mis labios y no necesito nada más.


Hagamos apología de la reflexión anterior mientras como galletas con mensajes cursis y pienso en ti. Total, la doble moral esta a la orden del día.

6 comentarios:

  1. Que galletas más bonitas, chica espAcial.
    (Te quiero)

    ResponderEliminar
  2. Las cosas entre paréntesis son las que se dicen susurradas en tu oído.

    ResponderEliminar
  3. realmente quiero seguir tu blog! pero no se como!! :S si es que hay una manera dejalo en un comentario en mi blog porfis(:

    ResponderEliminar
  4. me quedó picando esa frase "Total la doble moral esta a la orden del día"
    Bonito texto..

    ResponderEliminar
  5. Ojalá ese mundo, ¡y pronto! Y ojalá muchas personas en él. Comiendo esas galletas que son asjdfñlkg. Me tienes que dejar que pruebe una de esas algún día, ¿eh? jajaj Era bromi.


    M.

    ResponderEliminar